domingo, 17 de abril de 2011

La leyenda de Niña Tabaco

                                         .....inframundo
                                               sin tiempo
adormecida en la música...
Se cuenta que hace muchos años, vivía una mujer adormecida en la música. Lloraba en un letargo infinito de sones y palabras, de lágrimas y llanto, de acordes y violines. Una extraña enfermedad la hacía permanecer dormida, en un tiempo y espacio trastocado, donde solo habitaba el humo del tabaco. Allí, en ese inframundo de niebla y ausencia, la hora cítrica caía oblicua. Entonces, como una gaviota agorera en la tormenta,   el quejido de un bebé se hizo eco. Entre una parafernalia de música, llanto, silencio y resurrección; la mujer despierta del sueño profundo.
Con los párpados despegados y la mirada vidriosa del mundo entreabierta, divisa la silueta malherida de la criatura que sonaba y callaba a ritmos intermitentes. Amargamente andando, sutil y volátil, la dama se incorpora para tomar al bebé en sus brazos cuando de pronto… la imagen se hizo humo. Un humo tan espeso y obscuro que penetró sus entrañas, se hizo carne y silencio, metáfora y absurdo.
Así, y al cabo de siete noches en que la luna apenas alumbraba, su cuerpo empequeñeció hasta transformarse en bebé.
Con el hambre a flor de piel y las pupilas disecadas, trascendió  la muerte y la locura para venir, de éste lado, con el alma encarnada. -

5 comentarios:

Matias B. dijo...

Interesante forma onírica para narrar lo que surge urge y ruge en el último rincón de cada uno. Me gustó!

Niña Tabaco dijo...

Gracias Matías, a mi también me gustó que te haya gustado. Bienvenido!

Missterror dijo...

Niña Tabaco es tan adictiva para mí como los cigarros que tengo que fumar para aplacar la ansiedad.
Excelente

saludos

Ra dijo...

Fantástico, grandiosa forma de narrar y transmitir! Coincido en lo de que Niña Tabaco es adictiva. Y esta noche a mí me ha hechizado por completo.
Saludos :)

Niña Tabaco dijo...

Hola Ra, cada día que pasa me doy cuenta que la gente que vive por esos lares es mucho mas agradecida que la que vive en mi país. Es por eso que decir gracias a veces queda corto. Un abrazo enorme.

Publicar un comentario