martes, 7 de junio de 2011

Lo irreparable

....en el espejo te contemplo
La tarde se ha hundido sobre mi angustia, como terribles alfileres que hieren el hastío. Camino por calles abandonadas, dejándome arrastrar por el frío cruel que me empuja como barca a la deriva. La densa niebla que llega hasta mis labios tiene sabor a lluvia y ceniza. Lluvia que me empapa la vida  (o un simulacro que tengo de ella); y cenizas para llorar sobre los lechos del silencio.  Así se acumulan los días, todos idénticos, todos apócrifos. Cuando el reloj marca la hora prometida, la muerte espera su turno. Yo, salpicando con mi sangre tu olvido, no hago más que esperarla. Porque así soy: fumadora empedernida… de lo irreparable. Luego, a medianoche, en la imagen trastocada del espejo…..te contemplo.

3 comentarios:

Missterror dijo...

...te contemplo quieto y muerto,con la lluvia resbalando por tu cuerpo, que seco con mi indiferencia.Con el olor del humo penetrando mi nariz,humo que aspiro para que no te vayas.
Sin embargo quiero estar sola,seguir caminando por estas calles abandonadas que me devuelven a casa,y mi casa es tu cuerpo...

diego Trad dijo...

La muerte y la angustia son denominadores comunes en los escritos, lo que hace a la Niña Tabaco aún más misteriosa. Quiero seguir leyéndote.

Niña Tabaco dijo...

Si, son temas recurrentes que me gustan para ese personaje de infancia dolorosa.

Publicar un comentario