domingo, 17 de julio de 2011

Las llagas...

sucio, perdido y abandonado::..
Te contemplo  con la mirada perdida y las manos muertas. Te contemplo desde el infierno que me ocupas.  Por eso, ahora quemas en el fuego supremo que has provocado. Ahora te he robado el alma que a oscuras  yace a tu lado. Con una quietud atormentada, avivo las llamas que desde tus entrañas te brotan. Tu partida ya no hiere. Mañana solo habitará el olor nauseabundo de tu muerte colapsada de cenizas. Mañana no habrá amanecer alguno que regrese a despertarte. Será la niebla y la desidia quien recoja los despojos de lo malnacido. Y allí, sobre el rescoldo del pecado, volveré a encender el fuego, para que, como el Ave Fénix, renacerte de nuevo. Sucio, perdido y abandonado, abriré las llagas que escupan fuego. Y allí adentro, en ese lecho tibio y putrefacto, dormiré para olvidar tu nombre, tu olvido y mi existencia.

jueves, 7 de julio de 2011

Autorretrato de locura

Afuera, la ciudad es un eco de voces. No te nombro pero vienes. Vienes respirando el humo que suspiro que a la vez hace de incienso, morfina o anestesia. Vienes porque temes a la noche y, yo, soy tu única guarida en las tinieblas. Llegas amarrado a tu destino que inevitablemente te traiciona y empuja hacia mi sombra. Vienes porque sí: obediente y sumiso. Te posas sobre el silencio y  lleno de estacas el dorso de tus manos que lloran sangre. La miro perderse por el resumidero de mi alma coagulada. La sigo hasta el final del camino que termina en tí porque eres el despojo de lo malvivido. Te conviertes en una figura bíblica que le da sentido a tu existencia dolorosa. Ahora te quiero resucitar en un abrazo profundo, para reencarnarme en ti, aunque duela la muerte.-