domingo, 17 de julio de 2011

Las llagas...

sucio, perdido y abandonado::..
Te contemplo  con la mirada perdida y las manos muertas. Te contemplo desde el infierno que me ocupas.  Por eso, ahora quemas en el fuego supremo que has provocado. Ahora te he robado el alma que a oscuras  yace a tu lado. Con una quietud atormentada, avivo las llamas que desde tus entrañas te brotan. Tu partida ya no hiere. Mañana solo habitará el olor nauseabundo de tu muerte colapsada de cenizas. Mañana no habrá amanecer alguno que regrese a despertarte. Será la niebla y la desidia quien recoja los despojos de lo malnacido. Y allí, sobre el rescoldo del pecado, volveré a encender el fuego, para que, como el Ave Fénix, renacerte de nuevo. Sucio, perdido y abandonado, abriré las llagas que escupan fuego. Y allí adentro, en ese lecho tibio y putrefacto, dormiré para olvidar tu nombre, tu olvido y mi existencia.

2 comentarios:

missterror dijo...

Te contemplo desde la inocencia perdida.
Te contemplo desde la nausea y la abulia.
Ahí estás,sucio,abandonado,intoxicado,lujurioso,resucitado,entre las cenizas que mi cuerpo seco y muerto dejaron.
Puedes irte porque ya no duele,puedes olvidarme porque las llagas terminan curando.Yo solo olvido tu nombre y ardo porque tengo el Infierno dentro.

diego Trad dijo...

Tremendamente bello!

Un equilibrio perfecto de cantidad y calidad.

Publicar un comentario