martes, 27 de septiembre de 2011

Oscuro centro del dolor


Te extraño en el centro de mi pecho dolorido,

te extraño a puñaladas,
a mar adentro,
en los cauces de un río
taciturno
y profundo.
Extraño el retrato antiguo
de tus ojos
cuando surcas el pasado y
abandonas la vida.
Te extraño cuando incendias
el cielo a medianoche,
cuando escapas,
cuando hieres
los panteones
más siniestros
de la casa.-


6 comentarios:

Ra dijo...

Hiere el alma, me gusta :)

Missterror dijo...

Te extraño
cuando me quemas por dentro
cuando tu asusencia arranca mi piel.
Te extraño
muriendo.
Te extraño
partido en mil pedazos
con tu nombre en mi pecho herido
y tus ojos negros en centro de un alma sin sueños.
Te extraño
muriendo.
Te extraño
desde lo mas profundo de este deseo
que no deja de lamerme y escocerme
Te extraño
porque te pertenezco
y sólo te pertenezco
porque te extraño

Niña Tabaco dijo...

Lo hago en los claustros de mi alma,
a quemarropas,
a tientas.
Te extraño rondando en mi memoria
a un lado del recuerdo.
Desmedida manera
de extrañar
lo que alguna vez fue herida.

diego Trad dijo...

Este poema es exquisito, Luis. Yo apuesto a tu poesía, siempre tan ajustada, tan exacta en palabras.

Perséfone dijo...

..me gusta ¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Extraño el retrato antiguo de tus ojos, cuándo surcas el pasado y abandonas la vida.

Publicar un comentario